dimecres, 27 de setembre de 2017

Kobido, Masaje de tonificación y rejuvenecimiento facial japonés

con Anne Bereziat, Terapeuta de Kobido y Terapias Manuales
whatsapp: 670 54 78 29
info: anne.ecosbcn@gmail.com
Donació minima: 35€ la sesión individual
                              25% descuento para la 2nda sesión  (25€)

Cal fer-se soci/ sòcia.

¿Porque hacerse un masaje Kobido?
El estrés, las prisas, la contaminación, una mala dieta y tomar el sol en exceso, son factores que estropean nuestra piel y hacen que se vea mucho más vieja de lo que realmente es.
Uno de los mejores tratamientos para cuidarla y rejuvenecerla es el masaje Kobido, una técnica milenaria que llega desde Japón y aporta salud y brillo a nuestra cara de manera muy placentera.

¿Que es el kobido?
Es una terapia neurosensorial procedente de la tradición oriental que busca, mediante una mezcla de movimientos rápidos y lentos, mejorar el aspecto de la piel y, con ello, también la salud.
El masaje facial japonés ayuda a liberar la energía y la tensión bloqueada en los músculos faciales, principales y del cuello

Beneficios:
Relaja el sistema nervioso
Equilibra la piel mejorando patologías cutáneas
Elimina toxinas almacenadas
Mejora la circulación de la sangre y el flujo linfático
Equilibra el Ki (energía vital)
Tonifica la piel del rostro y cuello (se consolidan y se entonan los músculos)
Da luminosidad al rostro
Redefine el óvalo Facial
Promueve el centramiento, entre otros
Elimina progresivamente manchas y arrugas


Orígenes del masaje kobido
Sus defensores se apoyan en la experiencia de siglos de utilización; y es que el origen de este tipo de masaje se sitúa en torno al siglo XXVII a.C. Una de las disciplinas de la medicina tradicional china es conocida como 'anmo' (empujar y frotar), y es la base del masaje Kobido, que fue importado a Japón alrededor del siglo XIV d.C. En esta época, los famosos guerreros samuráis descubrieron los beneficios de esta técnica y la emplearon para encontrarse mejor por su capacidad curativa entre otras. Sus buenos resultados hicieron que, un siglo después, la familia imperial lo incorporara a sus costumbres y disfrutara en exclusiva de sus beneficios.





El masaje que aumenta la belleza (ayuda a prevenir arrugas y manchas de edad), remueve toxinas del rostro y equilibra el Ki  para mejorar la salud general.